Tagged: pymes

PyMES y Diretes del Social Media

Por: Dania Rivas

En México el auge e impulso de las PyMes ha tomado fuerza a partir de hace 10 años, gracias los programas gubernamentales o ¿quién ha olvidado esa ya afamada campaña “Pepe y Toño”? Por parte del Consejo de la Comunicación, gracias a la cual se brindó una visión más amplia al público en general de lo que es una empresa y de que no sólo se trata de grandes compañías.

Actualmente existen miles de apoyos y financiamientos para los llamados “emprendedores”: personas que crean una empresa, o toman la oportunidad empezar un negocio o proyecto propio.

El concepto emprendedor llegó tarde al país. Además, se ha utilizado de manera indiscriminada e incorrecta. A todos se les ocurre una idea, todos la llevan a cabo, todos quieren ejecutarla y ganar dinero con ella; sin embargo, en el mercado no es así.

Tristemente en México aún no existe una cultura no sólo de emprendimiento, sino de prácticas correctas en cuanto a esta actividad. Se debe recordar que existen licenciaturas y especialidades para estar al frente de una empresa o sostenerla de manera correcta, tales como: Administración, Mercadotecnia, Publicidad, Comunicación organizacional, Economía, entre otras.

¿Qué sucede entonces? Si bien cualquier persona puede crear su propio negocio, no todas saben cómo hacerlo o cómo llevarlo y son menos las que se acercan a los profesionales para lograr una correcta administración. Como resultado 46% de las PyMes en el país, fracasan por errores de estrategia (Dato tomado de Expansión).

Todo comienza por una mala práctica.

La falta de visión y asesoramiento hacen de lo que puede ser una gran idea, resulten en un fracaso rotundo. Las buenas ideas se llevan a cabo de manera  rudimentaria. Comúnmente no se aterrizan las ideas de lo general a lo particular, se saltan procesos o se desconocen.

Existen incluso empresas sobreviviendo sin un corazón ideológico, un brief, ¡Mucho menos una estrategia de mercado! Y qué decir de lo demás…

No se trata de sólo vender cosas por redes sociales y ya, hay que forjar una visión de PyMe y procesos obligados para lograr el éxito; la publicidad digital es el último de estos; todo comienza desde generar una estructura de empresa, pasar por la publicidad atl o btl, si así se prefiere, y llegar a la publicidad digital de donde se desprende el Social Media.

Generalmente suele ser al revés, la correcta gestión de redes sociales para una marca implica tener una base, que muchas veces no existe y comienza de abajo hacia arriba. En otros casos se recurre a agencias o consultorías profesionales del rubro y no se confía en ellos.

Tal vez, todo se resuma en que confiar en los profesionales es un gran paso y es el primero para lograr el éxito de su proyecto.

Los primeros pasos de una empresa en el mundo digital “Parte 1”

Por Rodrigo García

La digitalización de bienes y servicios ha demostrado las ventajas de llegar preparado al mundo virtual. Son numerosos los casos de empresas que sin una visión clara de su modelo de negocio, en el ciberespacio, han cometido errores que pusieron en peligro su funcionamiento fuera de la red, por otro lado también existen ejemplos de empresas que con una serie de objetivos específicos lograron maximizar los alcances de su mercado, lo más importante es entender que a pesar del tamaño de la empresa y escala de las estrategias, los principios y consideraciones son los mismos para una migración virtual exitosa.

El primer paso consiste en empatar los objetivos de negocio con los objetivos de presencia digital. Visualizar lo que se puede lograr a corto, mediano y largo plazo es la guía de ejecución, antes de generar un plan para lograr esos objetivos es importante saber que se espera que el mundo digital aporte a la empresa y la marca.

El segundo paso es establecer el modelo de ingresos que la presencia digital generará para la empresa. Puede ir desde la generación de ingresos por publicidad en el portal, desarrollo de una tienda mayorista o minorista en línea, proveedor de contenido, corredor de transacciones, generador de mercado, proveedor de servicios, proveedor de comunidades, entre otros. Lo importante es tener claro que la presencia digital no es sólo un medio más para dar a conocer un producto o servicio, su capacidad de integradora permite que el mismo medio se transforme en mensaje, y que este a su vez genere beneficios económicos.

El tercer paso implica la definición del público objetivo y el lugar donde se encuentra. Un público objetivo puede describirse por características demográficas, patrones de comportamiento, estilo de vida, patrones de consumo online y offline, patrones de uso y navegación, preferencias de creación de contenido (Pinterest, Instagram, Vine, Etc.) e influenciadores o líderes de opinión. Todas esas dimensiones de análisis brindan la posibilidad de ubicarse en el lugar y momento exacto donde ese público espera encontrar un producto o servicio, nuestros datos nos dicen donde están ellos, y por primera vez no implementar estrategias Outbounding que salen a buscar al público objetivo, sino estrategias Inbounding que provoca que ellos nos encuentren maximizando las posibilidades que brinda internet.

El cuarto paso se refiere a las condiciones del mercado. El éxito o fracaso de tus acciones en el mundo digital dependen mucho del conocimiento que se tenga del mercado, entendido como las acciones de la competencia, estatus de relación con proveedores, y productos o servicios que pueden sustituir los ofrecidos. Es importante saber lo que otros actores del segmento realizan con sus portales, redes sociales, contenidos y la relación de los mismos con sus consumidores, la finalidad es averiguar que ventajas competitivas pueden atribuirse a la propia marca en la práctica del mundo digital, así entrar a un mercado en declive con grandes competidores, emergente de pocos competidores o nuevo sin competidores y gran demanda.

Estos cuatro pasos conforman los aspectos generales en la planeación y estructuración de la presencia digital de una empresa o marca, cada uno puede ampliarse de acuerdo a las necesidades específicas de cada proyecto sin dejar de lado que además de fungir como guía, generan un antecedente que después puede ser medible, elemento fundamental en toda campaña y estrategia de marketing digital.

En la segunda parte se describen los elementos específicos del desarrollo de presencia digital.

Referencias

-Laudon, Kenneth y Carol Guercio. E-commerce 2013. Negocios, Tecnología, Sociedad. 9ª ed. Editorial Pearson, México 2013