Topic: Estrategia Digital

El que no arriesga no gana

Por Gabriela Villa

Es evidente que dentro de la publicidad el camino de la renovación está más latente que nunca, no importa si tienes que renovar tu logo o bien la mascota de tu marca que ha dejado huella a través del tiempo generación tras generación y que es fácil de recordar por ciertas características físicas, voz o atuendo.

Puede sonar un tanto arriesgado, pero como dice el dicho “el que no arriesga no gana” y dentro de la publicidad se juega el todo por el nada. Todo es cuestión de estrategia y una buena campaña de re posicionamiento, aunque en este tiempo hablar de este tipo de campaña resulta un tanto trillado o anticuado.

No hay que desviarnos del tema y recordar cuáles son las marcas que han tenido que pasar por la inevitable metamorfosis marcaria. En esta ocasión tomaremos dos grandes ejemplos de productos para el consumo infantil y sus respectivos representantes: Melvin del famoso cereal Choco Krispis y Pancho Pantera de la leche en polvo sabor chocolate Choco Milk siendo este último el que se ha sufrido severos cambios a través del tiempo.

Pancho Pantera ha pasado de ser un niño robusto y con look de campo, a un chico perfectamente estético y modernizado. Lo cual le ha servido bastante a la marca, ya que está imagen, invita al target infantil a cuidar su alimentación. Es decir, de cierto modo les envía mensajes a los niños sobre el cuidado de su imagen y salud.

Todo esto viene estipulado en el famoso Código PABI, documento que se encarga de regular la publicidad infantil a través de ciertos lineamientos y uno de los más importantes es cuidar la salud del target infantil, por lo tanto, los mensajes en su publicidad o bien la imagen deben contribuir un poco.

Por otro lado, tenemos al elefante Melvin, quien recientemente nos sorprendió con una imagen más cuidada y renovada, dejando atrás la imagen del elefante divertido y bonachón, por la de un fuerte, estético y bien parecido animal que está en pro del ejercicio y la buena alimentación.

Sabemos que esto puede verse un tanto contradictorio, ya que ambos personajes representan alimentos que por su alto contenido de azúcar y otros ingredientes, pueden ser dignos representantes de la obesidad infantil. Pero las marcas se arriesgaron y por su supervivencia dentro del mercado tuvieron que cambiar a sus representantes.

En mi punto de vista, creo que un cambio no le cae mal a nadie y que estas marcas supieron cómo hacerlo a su favor y tener buena aceptación por el target infantil.

Sin raíces no hay frutos

Por Edgar Molina

En pasadas entregas hablamos de los puntos básicos de las redes sociales, cómo actuar en ellas, los mitos y los estudios (que insisto: no son leyes, sólo teorías) que giran alrededor de Facebook, Twitter y demás sitios de interacción. Ahora toca el turno del ecosistema al cual pertenecen las redes sociales dentro del ámbito empresarial: el Digital Marketing.

En Internet circula una imagen denominada “árbol del marketing digital” en el cual se enuncian los diferentes actores que participan dentro del mercadeo en los medios digitales; haciendo un análisis de este esquema podemos dividirlo en dos importantes segmentos que le pueden dar a la empresa en cuestión impulso económico importante, con un presupuesto inferior al que se plantea para medios convencionales: Branding y ROI (Return On Investment).

De algo sí podemos estar seguros: no podemos (puedes) vender ningún producto o servicio sin antes darte a conocer. Necesitas crear presencia de marca, es decir, que tu mercado potencial te conozca, sepa quién eres, de dónde vienes y qué ofreces o de lo contrario sería como lanzar piedras hacia arriba esperando que golpeen a los aviones. De la misma manera no puedes crear presencia de marca si no tienes los elementos necesarios para ello, como una estrategia definida y generación de contenidos. Ya teniendo estos componentes es necesario un canal de transmisión y, como estamos inmersos en los medios digitales, la página web es la mejor opción.

La página web debe darle la mejor experiencia de navegación al usuario. Para ello el desarrollo web y el diseño son elementales, pues si no cuenta con diseño adaptable a dispositivos móviles (responsivo) o la navegación es plana, la experiencia del usuario no será agradable y no obtendrás ni branding ni ROI.

Bien, si llevamos el hilo del marketing digital con base en el “deber ser” ya contamos con raíces sólidas y bien cimentadas (investigación previa, estrategia, generación de contenido y branding en medios convencionales) así como de un tronco fuerte, capaz de mantener las ramificaciones que darán como fruto presencia digital y retorno de inversión (sitio web bien desarrollado y con diseño ideal). Ahora es necesario pensar en las ramas que sostendrán los frutos hasta que sea el momento de recogerlo. Como dije en un principio, hay dos segmentos, uno que es el que te posicionará como marca y otro que regresará parte de la inversión que se ha hecho.

El primero es el de posicionamiento, ese que tiene ramificaciones enfocadas a publicitar a la empresa, tu servicio / producto y si es conveniente, al equipo de trabajo que colabora en ella. Para esto último recuerda que un equipo reconocido por sus líderes se siente más identificado y comprometido con una organización.

El segundo es el enfocado directamente al ROI, el cual cuenta con movimientos más agresivos y enfocados a la conversión de lo que hace la parte de Branding en ventas, todas las actividades realizadas a través de canales digitales.

Para que ambos conjuntos de ramificaciones funcionen adecuadamente y surtan frutos en el corto o mediano plazo es necesario que la página web tenga todo lo necesario para soportar las acciones de Branding y ROI, es decir, que su contenido tenga coherencia y excelente diseño, que su ingeniería esté basada en un buen SEO y accesibilidad y, para que la página web funcione con base a las especificaciones que mencionamos, que sea alimentada constantemente con contenidos fuertes y cuente con estrategias dinámicas, y enfocadas a los objetivos de la organización y del Marketing Digital de la empresa.

Así que con esta breve (larga) palabrería perseguí darles un preámbulo de lo que es un ecosistema de Marketing Digital, situación que me compromete (para no decir que me obliga) a abordar de cada una de las partes que conforman este árbol. Mientras tanto…nos mantenemos online.

TOP 5 : Las parodias musicales virales en la red

Por María Palomino

Las redes sociales son un espacio que además de información nos regala olas de entretenimiento con peculiares reproducciones de alto contenido creativo y dosis de simpatía y no, no sólo de las celebridades o la gente “popular”, sino de la gente común y corriente.

Hablamos de aquellos usuarios que pueden posicionarse en distintos espacios webs, blogs y redes sociales en el mundo de manera potencial, inmediata y orgánica como resultado del gusto y placer en la comunidad digital, así que les ofrecemos este Top 5 para honrar esas parodias virales de videos musicales.

  1. La apuesta perdida por el futbol: Sia, Chandelier.

En primer lugar está el adolescente que, al perder una apuesta futbolera tuvo que realizar un divertido cover del video de Sia, Chadelier, imitando a la pequeña bailarina de 12 años.

  1. Happy y más actitud happy con Pharrell Williams.

Sí, aunque quedamos algunos harto y otros fascinados de escuchar esta canción, no dudamos que esta parodia fue igual de pegajosa que la original y muy divertida de ‘Weird Al Yankovic’.

  1. “Where have you been” de Rihana con sello ¿asiático?

Entre lo original, creativo, popular y agradable también están las parodias virales que provocan en el espectador un dilema: no saber si reír, llorar o hacer ambas y esta parodia del video “Where have you been”  de Rihana está encabezada por un grupo de adolescente que nos enseñan una actitud muy sensual.

  1. Wrecking Ball golpeando a Miley Cirus

Lo polémica de la imagen de una de las estrellas pop, Miley Cirus por si sola tuvo una explosión en las redes sociales, pero como todo buen escándalo amado y odiado también hubo un cover súper bizarro y fue el ‘Wrecking Ball’ en la versión de Chatroulette;  vale la pena mencionar que no sólo nos deja su protagonismo sino algunas reacciones de sus espectadores.

  1. Let it Go de Frozen versión…¡Asiática!

Sí, claro que la canción de Frozen no podría faltar en este Top 5, pues esta parodia es simplemente ¡Sensacional! De hecho ahora sabemos que este chico bien podría ser parte de un musical en Broadway.

Si figura pública eres, aprender a tuitear debes

Por Edgar Molina

Las redes sociales son, para usuarios como usted o como yo, un medio de comunicación para enterarnos rápido de los acontecimientos de un rubro específico, o bien, para saber qué situación es la que mueve a nuestra comunidad. Cualquiera que tenga acceso a las redes sociales lo hace. Desde Juan –el de la tienda-, que tiene Internet gracias al wifi del establecimiento, hasta una personalidad que no necesita estar levantando su móvil por los aires para captar señal de Internet –a diferencia de nosotros.

Sin embrago, existen entes obsesionados con la medición de impacto, alcance de publicación, crecimiento de comunidades, engagement, coyunturas, etcétera (sí, también me incluyo en este grupo) que están (estamos) pendientes de lo que hacen las figuras “influenciadoras” de diferentes ámbitos: culturales, políticos, económicos, religiosos y hasta de la farándula. Es tal esta obsesión que no falta (faltamos, insisto) él o los enfermos que detectan ciertas particularidades que hacen brincar una serie de preguntas cuestionando el accionar y la moral de grupos sociales o de toda la población que nuestro alcance permita.

Y toda esta palabrería que suena a conclusión, realmente es la introducción a lo que atañe esta verborrea: el impacto que causaron diferentes personajes con su primer tuit, el alcance que tuvo y qué estratos fueron los que mayormente interactuaron con dicha publicación. Tomo como referencias tres personajes que según el imaginario social son icónicas dentro de los rubros político, religioso y social, me refiero a la Reina Isabel II, el Papa Francisco y el tan llorado y casi canonizado Roberto Gómez Bolaños.

Comenzaré con el último mencionado debido a que apareció en Twitter antes que los otros dos personajes, ya que su primer tuit data del 2011 y sinceramente es una de las publicaciones que mejor call to action contiene, testigo de ello son los más de 32 mil retuits y casi 7,mil seiscientos favoritos alcanzados. El texto dice básicamente quién es: Hola, soy chespirito. Tengo 82 años y ésta es la primera vez que tuiteo. Estoy debutando, ¡Síganme los buenos!

La frase enmarcada con signos de exclamación es, si me permite decirlo, LA FRASE para atraer comunidad y generar engagement. Es cierto que era parte infaltable del speech de uno de los personajes de Gómez Bolaños, me refiero al Chapulín Colorado, sin embargo, al trasladarlo hacia el lenguaje de la comunidad tuitera, el simple hecho de leer “síganme” tiene fuerza al entonarlo como su alter ego (no se hagan, alguna vez lo han escuchado). Además de tener en cuenta que mucha, sí, muchísima gente no tardara en seguirlo, lo cual lo convierte (convirtió) en influenciador.

Después apareció en la escena el Papa Francisco; quien diera más fuerza a la teoría de que “D10S es argentino”. Lanzó su primer tuit allá por marzo del 2013, cuyo texto es de agradecimiento por los rezos dedicados a su persona: Queridos amigos, os doy las gracias de corazón y os ruego que sigáis rezando por mí. Papa Francisco. Este mensaje (totalmente acorde a la personalidad que debe tener la cuenta del pontífice) obtuvo la nada despreciable cantidad de 20,266 retuits y 7,068 favoritos, lo cual es entendible por su envestidura y la cantidad de católicos en el mundo y las redes sociales (aunque después de dar RT mienten madres o compartan pornografía).

Por último la cuasi eterna Reina Isabel II de Inglaterra, hizo su entrada triunfal al mundo de las relaciones virtuales apenas este año, logrando con el texto: Es un placer abrir la exhibición de la Era de la Información hoy en el @ScienceMuseum y espero que la gente disfrute visitarla. Elizabeth R. 19,806 retuits y 18,703 favoritos. Estos números hablan más de lo que representa la monarca británica que la profundidad del mensaje.

 A diferencia de los tuits de Chespirito y el Papa Francisco que contienen una carga emotiva considerable, el de Isabel II es una publicación que pudo salir de cualquier agencia de comunicación digital y no tener ni la décima parte de impacto que generó la reina (a pesar de haberlo hecho en inglés).

El dato curioso es que la edad promedio de los usuarios de Twitter oscila entre los 24 y 30 años de edad, sin embargo, las figuras que cito rebasan no sólo el tercer piso, sino que casi llegan a la azotea. El más joven es el Papa Francisco, quien actualmente cuenta con 77 años de edad, le sigue (siguió) Roberto Gómez Bolaños con 82 y la reina Isabel II tiene la nada despreciable edad de 88 años.

Otro dato (de hecho es el dato que realmente importa) que arroja el análisis que da origen a estas engorrosas líneas, es el peso del sentimiento que transmite una publicación en redes sociales y, por otra parte, la influencia que tienen los títulos nobiliarios hoy en día (tal vez sea un por qué del origen de los “mirreyes”). Mientras que Roberto Gómez Bolaños y el Papa Francisco –ambos latinoamericanos- apostaron por la “picardía mexicana” y la calidez parroquial para obtener impacto y obviamente generación de comunidad, Isabel II confió plenamente en su envestidura, su historia (que bien podría ser la historia humana contemporánea) además de ser considerada como un canal más (obvio con toque monárquico) de difusión cultural.

Los datos que proporcioné son un tanto engañosos, ya que para Roberto Gómez Bolaños, que tenía buen posicionamiento en prácticamente toda Latinoamérica, y el máximo Pontífice que tiene un alcance internacional bastante importante, obtuvieron estadísticas muy similares, mientras Isabel II, tuiteando “con el librito” y con una limitante de idioma, logró números relevantes en cuanto amplificación y aplauso, lo cual nos hace pensar nuevamente en que no hay reglas escritas para ser importante dentro de las redes sociales, lo que funciona, es sin duda el conocimiento pleno de lo qué eres o vendes, además de saber a qué tipo de gente quieres y puedes llegar.

Mientras esperamos que llegue quien descubra el hilo negro, o bien ponemos manos a la obra en analizar nuestro producto/ servicio y mercado/público, nos mantenemos online.

Las comunidades no se crean ni se destruyen, sólo se basan en usos y costumbres

Por Edgar Molina

Existen frases que tratan de explicar el comportamiento de las personas de una manera metafórica conocidos como refranes o simplemente “dichos”. Nos dimos a la tarea de “tropicalizar” uno de ellos hacia el comportamiento de las personas inmersas en el mundo de las redes sociales con el objetivo de sensibilizarlas y ayudarlas a enfocar bien los contenidos que comparten en el mundo virtual para no ser señalados como incoherentes.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”.

Este dicho popular enmarca la situación de un individuo con respecto a sus círculos sociales, ya que el comportamiento de éste por lo general (no es regla), se ve afectado o modificado de acuerdo a las normas no escritas de dicho grupo, por lo que si una o más personas de dicha sociedad se identifica con ciertas prácticas, entonces quienes se encuentren fuera del círculo generalizarán las acciones, diciendo que TODOS los integrantes de ese grupo actúan de la misma forma ¿les suena?

Lo mismo sucede dentro de las redes sociales, de acuerdo a la comunidad que vayas formando será la idealización que tengan de tu persona y es aquí donde entra lo aburrido de las redes; Si quieres que tu perfil (ya sea ciudadano, de empresa o demás instituciones) sea bien recibido por un público determinado, comienza por crear una comunidad que vaya acorde con los objetivos e intereses de dicha agrupación.

De lo contrario las publicaciones que compartas y que desees que ese público tome en cuenta, le serán indiferentes o criticarán tu intención de formar parte de una comunidad a la que “no perteneces”. Así que ya saben, si quieren ser percibidos como intelectuales, les sugiero que no sigan a personas o páginas de entretenimiento basado en el humor soso o vulgar, pues su público meta no encontrará el mínimo interés en entablar una relación con ustedes. Caso contrario si su objetivo es llegarle a esas entidades que son más populares y tienen mayor apertura para integrar a nuevos usuarios a sus redes.

Es cierto y como he dicho antes, que no hay fórmulas exactas para obtener éxito dentro de las redes sociales y que los estudios arrojan resultados muy obvios hasta para primerizos en el ramo, sin embargo, -y también lo he dicho- no está de sobra tenerlos a la mano para cualquier emergencia o bien para explicarle con manzanas a quienes no se les da eso de la obviedad. Y mientras eso sucede, como ya se está haciendo costumbre, nosotros nos mantenemos online.

Estudio revela que estudios sobre social media son relativos

Por Edgar Molina

Dentro del mundo de las redes sociales, muchos expertos en el campo hablan de cómo generar interacción o crecimiento de comunidad con base en distintos estudios realizados por agencias especializadas e incluso por ellos mismos. Muchos de éstos manejan conceptos que aterrizan, desde puntos de vista de las mismas agencias o Social Media Managers, prácticas que ya son conocidas por la mayoría de quienes estamos inmersos en el rubro de la interrelación virtual; horarios, elementos de una publicación, manejo de influenciadores y demás “claves” para crear presencia “perfecta”.

Pero ¿Qué pasa cuando los personajes en las redes sociales siguen al pie de la letra dichos estudios y no alcanzan los objetivos que se plantean? Hay muchas respuestas para ello, muchas respuestas a la incógnita, desde la mala planeación del perfil, es decir, no plantean un objetivo fijo de éste o tener coherencia entre lo que se publica con lo que se persigue; la deficiente creación de comunidad previa hasta el desinterés por mantener (o crear) presencia en las redes sociales.

El hecho de que se cree una publicación para cualquier red social que contenga los elementos enfocados hacia crecimiento y/o engagement, vayan dirigidas a influenciadores y se publiquen en los horarios que una agencia o especialista recomiendan, no augura una viralización de la publicación en cuestión; esto es debido a que cada red social tiene un comportamiento distinto o bien sea tan transitada que el tiempo de vida de la publicación sea muy corto con relación a lo que se espera.

Lo cierto es que no hay una fórmula exacta para que el éxito de una campaña llegue en un tiempo determinado, también es cierto que puedes esmerarte en el contenido o que el arte que incluyas sea de primer nivel y que la ortografía plasme un nivel de cultura equiparable con los eruditos del momento. Eso no significa que serás un gurú del social media en pocos días, tal vez llegue un tipo con ideas comunes, sin arte y con ortografía digna de primero de primaria y que en pocas horas se vuelva viral sin oportunidad de detenerlo; así de mutables son las redes sociales, en una hora pueden ser factores sociales determinantes, o bien el circo de un grupo de bufones que sólo quieren expresar lo que en sus círculos reales no se lo permiten.

Otro hecho irrefutable es que nadie nos puede decir cómo manejar nuestras redes sociales, quién mejor que nosotros para conocerlas, tener en cuenta su comportamiento y los intereses de nuestras comunidades; si usamos las herramientas adecuadas (no las promocionaré, no recibo regalías por ello), analizamos nuestra comunidad y fijamos una línea de comunicación acorde a nuestros perfiles virtuales, podemos lograr que los perfiles crezcan en comunidad e interacción y de obtenerlo, tal vez en unos meses podamos redactar un estudio sobre cómo crear comunidad y engagement desde nuestro punto de vista, mientras lo logran seguimos online.

Ni tanto que queme el “post” ni tanto que no lo pelen

Por Edgar Molina

En la pasada entrega nos dimos a la tarea de mostrar a grandes rasgos qué no se debe hacer dentro de las redes sociales, sin embargo, la lista no para ahí; hay muchas, pero muchas más situaciones inapropiadas e incluso hasta de mal gusto dentro de las redes sociales, acciones que los usuarios “de a pie” e inclusive empresas inexpertas en el ramo ocupan y luego se preguntan ¿por qué lo que publico no tiene impacto? Si ustedes caen en este tipo de prácticas, puede que ése sea el motivo por el cual sus publicaciones quedan en el limbo.

Publicación vacía.– Se le llama así a esos posteos o tuits que no llevan ningún vínculo hacia las tendencias del momento o bien que sus contenido es totalmente superfluo, es decir, que incluyen únicamente un enunciado que sólo tendrá significado para quien lo publica y tal vez, para su círculo más próximo, por ejemplo: “¡Muy feliz! “ (feliz por qué o de qué o con quién). “Estoy harto (a)” (las mismas preguntas del primer caso se ocupan en este enunciado).

Lo contrario a estas publicaciones vacías son aquéllas que van acompañadas de una imagen, o una etiqueta que puede o no ser referentes a una coyuntura o bien un vínculo hacia una nota, video e inclusive hacia algún sitio, obviamente acompañadas de un enunciado que haga de introducción, por ejemplo: ¡Feliz porque mi banda favorita viene a México! #Rock http://compraboletos.com + imagen de la agrupación (también es posible mencionarlos, si cuentan con perfil dentro de la red social en cuestión). “Este tráfico de la ciudad ya es insoportable” #HaganAlgo + imagen del tráfico vehicular al que se hace referencia (de igual forma es válido mencionar a las instancias competentes, si es que tienen presencia en redes sociales).

Exceso de etiquetas / menciones.- Es cierto que una publicación que carece de elementos que provoquen interacción (conversación, amplificación y aplauso) pasan la mayoría de las veces inadvertidas, las que exceden de estos elementos también carecen de impacto debido a la saturación de enlaces, menciones a otros perfiles o de etiquetas, y no finjan; ustedes han hecho lo mismo alguna vez y cuando vieron en su TL o muro publicaciones como ésta la han pasado por alto: Una foto de un bello atardecer con la leyenda: #Hermoso #Atardecer #único #Paisaje #MadreNaturaleza #Wishyouwerehere #AdiosSeñorSol ¿Les parece familiar?

De igual forma pasa con las menciones cuando no vienen acompañadas de un enunciado o de mayor contenido; así es, simple y llanamente menciones, es algo agotador ver una publicación repleta de nombres de usuarios y de nada más, de la manera más atenta les sugiero que no caigan en esto.

Copia de contenido (plagio).- Así de simple: en cualquier escrito se hace referencia a la fuente de donde se extrajo información, ya sea una simple frase hasta datos relevantes a un tema en específico; pues lo mismo sucede en las redes sociales, caso contrario estarás plagiando pensamientos e ideas que no salieron de tu inspiración. Toma en cuenta que la finalidad de las redes sociales es precisamente generar interacción con los usuarios de las mismas, la cual se hace con base en publicaciones compartidas, citadas, aceptadas e incluso debatidas, lo cual se está limitando al aplicar “copy/paste” a publicaciones y peor aún: no mencionar la fuente de donde la obtuviste.

No promover interacción.- El chiste se cuenta solo. Supongamos que la publicación cuenta con todos los elementos que promueven la interacción (imagen, menciones ligas, etiquetas) lo publicas y en menos de lo que te imaginas comienzan los likes/favs, Shares/Retuits y las respuestas/menciones, los contadores van en aumento a niveles casi estratosféricos, tu comunidad se incrementa a paso acelerado, influenciadores dentro del ramo comienzan a promocionar tu publicación sin que se los pidas y…tú abandonas todo impulso por seguir en contacto con estos elementos, dejando de contestar las preguntas y menciones y sin agradecer las veces que compartieron tu publicación. Entonces, ¿para qué estás en redes sociales si tu comportamiento en ellas raya en el autismo?

Y por último la más risoria –a mi gusto- de las malas prácticas dentro de las redes sociales: el autolike o autofav.- Otro chiste que no necesita explicación pero les cuento de todos modos; un like o fav se le otorga a una publicación que le gustó a una o más personas, o bien que están de acuerdo con el contenido o quieren dar el seguimiento a la interacción que pueda generar dicho posteo; obviamente si tú como persona o como empresa publicas algo dentro de una red social, es porque “te gusta”, estás de acuerdo con tu forma de pensar y quieres seguir la interacción que genere ¿no? Es como si en una charla dijeras “estoy de acuerdo conmigo” o “me gusta mi forma de pensar”. Seamos coherentes, y digamos “NO” a la “auto adulación” en redes sociales.

Si juntamos la lista anterior con ésta, se tiene una gama muy amplia de cómo no se debe actuar dentro de las redes sociales y lo más importante; una leve impresión de cuáles son las prácticas positivas dentro del mundo virtual para poder ser un ente reconocido dentro del ciberespacio, mientras esperan qué se nos ocurre para la siguiente entrega, nos mantenemos online.

A quien obra mal se le pudre la comunidad

Por Edgar Molina

En México se tiene la idea de que las redes sociales sólo sirven para entretenerse (en las oficinas para quitar el tiempo) y que no representan oportunidad de crecimiento alguna para las empresas. No hay percepción más errónea que ésta. Pero dicha apreciación no se generó de manera espontánea, mucha culpa tenemos quienes estamos involucrados en el mundo de la comunicación digital; unos por no transmitir los conocimientos adquiridos por el falso “celo profesional” y otros por tener prácticas que, hay que decirlo, denotan nuestra cultura e idiosincrasia como nación (lastimosamente).

Pero, ¿Qué prácticas son las adecuadas, cuáles son inadecuadas y cuándo se convierten en unas u otras? En ocasiones viendo lo malo podemos discernir qué es lo bueno o lo correcto, en este caso, lo adecuado. En esta ocasión hablaremos de las malas prácticas dentro de las redes sociales que, como hemos dicho antes, son inherentes a nuestro comportamiento social.

Estar por estar.- Cuando dicen que “hay que tener presencia en redes sociales”, los CEO’s que carecen del conocimiento de este ecosistema, de inmediato mandan abrir Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn, Google+ y demás; no importa que no cumplan los parámetros de diseño e imagen, o que su empresa no tenga las características para tener comunidad en una u otra red social; el objetivo es “ser visible” para quienes formen parte de estos nichos sociales.

Esta práctica nos da paso a la segunda negativa: Delegar la responsabilidad de las redes sociales a practicantes.- Tan simple como responder a esta cuestión ¿Dejarían pilotar un avión con cientos de pasajeros a un turista por el hecho de que “le gustan los aviones”? La respuesta es sencilla.

Pensar que las redes sociales son para ventas.- Si bien es cierto que es un medio de comunicación que penetra en muchos círculos sociales y que puede incrementar el poder de venta, el objetivo principal de las redes sociales es posicionar o mantener la imagen de la marca en cuestión dentro del mercado meta o bien lanzarlo a nuevos mercados. Es posible lanzar promociones a través de las redes, sólo si la comunidad o el mercado están familiarizados con la marca o empresa, de lo contrario, será como hablar con las paredes.

Publicar sin ortografía.- Tomando en cuenta la premisa de “escribes como hablas”  y que el objetivo principal de redes sociales es posicionamiento de marca, sería fatal que una empresa publicara pasando por alto las reglas básicas de ortografía, redacción y sintaxis, pues al ser un medio que, como dijimos antes, penetra varios círculos sociales, su reputación estaría en juego o a punto de desaparecer.

Saturación o “spameo” de publicaciones.- Tropicalicemos la situación; En una reunión, ya sea de trabajo o por mera convivencia, lo saludable es que todos los involucrados participen dando su punto de vista o compartiendo nuevos tópicos de conversación. De lo contrario, quien acapara la charla termina por hartar a la audiencia quien opta por no opinar o no dar más pie a la conversación y abandona el círculo, negando la opción de réplica o aceptación de lo que se dice. Lo mismo pasa cuando la temática de la conversación se “ensaña” con críticas y comentarios negativos hacia una o más personas, situaciones o acciones que no son bien vistas por el emisor.

Cierto es que no se mencionan todas las prácticas que se perciben como negativas dentro de las redes sociales, sin embargo, estos puntos son preámbulo de una serie destinada a develar más acciones desacordes al correcto uso de este medio de comunicación, como a promocionar las acciones que le dan vida a las redes y que pueden posicionar como líderes a quienes las aplican de forma oportuna, mientras tanto seguimos online.