La batalla de Blim por un pedazo del pastel.

via GIPHY

Los nuevos servicios bajo demanda de suscripción (SVOD, por sus siglas en inglés), se han convertido en un gigantesco mercado dentro el transcurso de unos pocos años. Cosa que está obligando a todas las empresas que ofrecen contenidos audiovisuales a querer un trozo del delicioso gigante pastel de cinco pisos que ofrece el mercado. Oviamente, todos quieren ser como Michael Corleone y quieren quedarse con el pedazo más grande de los 3170 millones de dólares que vale el mercado.

En México existen 17 servicios de los llamados Over-The-Top, entre los más importantes está Netflix, Claro Video y HBO Go. Blim, de la poderosísima cadena televisiva Televisa entra con retraso a la competencia pero clamando, quizás de modo exagerado, que llegará a ser de los más importantes. ¿Cómo planea hacerlo?, bueno, al parecer hay dos directrices:

En primer lugar, planean quitar dentro la programación de Netflix, sus propias producciones. De acuerdo con algunos artículos, se encuentran entre lo más visto Rebelde y Teresa a pesar de estar por debajo de otras producciones de calidad quasi cinematográfica.

En segundo lugar, el conglomerado de comunicación está dispuesto a invertir una buena cantidad de presupuesto en producir nuevos contenidos cada corto tiempo. Así, buscarían añadir mayor calidad a sus productos.

Desde una visión positiva, la teoría nos dice que la competencia hace que las empresas se esfuercen para entregar productos de mejor calidad a sus clientes además de entrar al desquite por medio de la batalla de precios; siendo el mayor beneficiado, el consumidor. Éste tendrá una mayor paleta de opciones para elegir por sus gustos. Incluso, el argumento no es esperar que Blim robe suscriptores a Netflix o Claro Video, sino que éstos opten por sumarse a todas las opciones. Es decir, no tener una, sino tener todas las opciones (o las preferidas) OTT que ofrece el mercado.

Una cosa es cierta, el famoso “duopolio” de la oferta en comunicaciones audiovisuales en México está a poco de extinguirse y fue Internet (y una compañía extranjera) quien nos está rescatando.

Estrategia de Marketing

Blim apuesta en estos momentos por la nostalgia. Revive todas tus series, novelas y programas favoritosporque “Lo mío lo mío es…” el refrito. Si, últimamente se apuesta por el #TBT, todas las series que pueden, aprovechan subirse al tren del recuerdo. Hoy se aparece el remake de tal o cual serie antigua o película de antaño. La nostalgia del pasado es lo de hoy y quizás, ya está muy explotado.

¿Qué opinas? ¿Cómo virará la batalla por los consumidores de series en línea?, ¡Que se abra el debate!

Leave a Reply

  • (will not be published)