#JeSuisBruxelles: atentados terroristas en tiempos de redes sociales

via GIPHY

Por Fernando Islas @fersan_

Muy lejos quedó aquel Septiembre de 2001, un atentado terrorista paralizaba al mundo, la nación más poderosa sobre la tierra había sido vulnerada. Un servidor aún estudiaba la preparatoria y recuerdo que fue justamente la maestra de antropología quien trataba de explicarnos lo que sucedía.

Yo no entendía porque ese día, nos dejaban salir temprano de la escuela para ver (por televisión) lo que sucedía muy lejos de ahí, todos mis compañeros y amigos se enteraron de lo sucedidos gracias a una cobertura de los medios prácticamente sin pausa de un evento que aterraba a propios y extraños.

Muchas preguntas, algunas incluso se mantienen sin respuesta hasta hoy en día, rondaban mi cabeza ¿Nosotros no somos Estados Unidos, por qué nos preocupamos? ¿Por qué están haciendo eso? ¿Qué pensaban las personas que pilotaban los aviones en ese momento? ¿Qué pensaba el oficinista que “alcanzó” a ver que un avión venía directamente a estrellarse contra su ventana?

En abril de 1999, con 12 años me enteré de lo que bien pudo llamarse un atentado terrorista, dos estudiantes entraron disparando sin motivo alguno contra otros estudiantes en Colorado. Los medios lo llamaban “La masacre de Columbine”, en ningún momento mencionaron la palabra terrorismo, aunque a todas luces de eso se trató, de un ataque diseñado para infundir terror en las personas, algunos culpaban a la música de un artista históricamente incomprendido como Marilyn Manson, pero no daban más motivos, tiempo después vi una película llamada “Elephant” que retrataba ese momento y mostraba a los jóvenes que perpetraron ese atentado como dos estudiantes de secundaria incomprendidos y con fácil acceso a las armas, que decidieron trasladar lo que sucedía en los videojuegos a la vida real con estudiantes y personas que ellos conocían.

via GIPHY

En la actualidad y con 28 años a cuestas analizo (con lo poco que sé y que leo) la situación geopolítica de la humanidad y comprendo hasta cierto punto los conflictos de Medio Oriente, África o Corea. Lugares que desde que tengo uso de razón siempre se han mantenido en constante conflicto, sitios alejados y que parecían inalcanzables para el resto de la humanidad.

Hoy en día y gracias al trabajo en redes sociales, me doy cuenta del alcance de estas y del poder que tienen para entretener, desinformar y comunicar a las personas de manera inmediata y sé que son utilizadas por células terroristas para llegar a jóvenes perturbados como los que perpetraron los ataques de Columbine, comprendo cómo es que jóvenes que se sienten solos son fácilmente manipulados para ser entrenados como kamikazes que no valoran su vida y piensan que una religión está por encima de ella.

via GIPHY

Con los recientes atentados en Bélgica, me doy cuenta que países de primer mundo, identificados como capitales de la “Nación Europea” son fácilmente vulnerados por guerrillas, personas altamente entrenadas que están incrustadas en la sociedad, personas que podrían ser tu vecino, el hombre que atiende la tienda o el que te lleva el agua embotella, personas comunes y corrientes. Tristemente me doy cuenta que la “guerra de las trincheras” dio el brinco a ciudades que antes veía como atractivos turísticos como Nueva York, Madrid, Boston o Londres, me di cuenta de lo vulnerable que es la sociedad gracias al poco control de las redes sociales y de lo peligrosas que éstas pueden llegar a ser. Tampoco creo que deban ser controladas, no estoy a favor de la NSA y creo firmemente que todos y cada uno de los seres humanos debe contar con total privacidad.

Lo que más me preocupa, es que también veo el otro lado de la moneda y quizá el lado más triste aún por encima de los terroristas, es ver a las personas que ya ven esos ataques como habituales y que pareciera incluso lo toman como modas, personas que sólo les interesa poner una bandera de Francia o de Bélgica en sus fotos de perfil, se nota, aún sin trabajar en redes sociales lo podrida que está la sociedad. Estoy seguro que quienes se sienten identificados, me entenderán.

Leave a Reply

  • (will not be published)